Cómo crear una marca de ropa con venta exclusiva por internet

Últimamente oímos hablar mucho de emprendedores que por necesidad inician su camino en solitario. Muchas veces por una cuestión de cambio de vida, en ocasiones como salida a una situación difícil y muchas otras como alternativa al paro. Pero ¿Es posible plantearse emprender un negocio por la única necesidad de poner el alma en una idea? ¿Tiene sentido hacerlo dejando un trabajo estable, bien remunerado y que te llena plenamente, arriesgándote a perderlo todo? ¿Es más fuerte el deseo de querer alcanzar un sueño que las comodidades de una vida estable?

Esto debieron pensar Erika y Sheila de 26 y 27 años, las protagonistas de esta historia, cuando años después de separarse y estar lejos la una de la otra, decidieron dejarlo todo y volver a encontrarse para iniciar lo que años atrás empezaron a soñar juntas.

La historia que quiero contaros tiene 3 momentos cruciales y voy a relatarlos tal y como los conozco. El primero es cuando crean su idea en la distancia mientras ganan experiencia por separado, el segundo es cuando deciden dejarlo todo para juntarse de nuevo y el tercero es cuando empiezan a recibir la recompensa a un duro trabajo juntas.

Momento 1. Las ideas también nacen en la distancia.

Después de terminar sus estudios de diseño en San Sebastian, cada cual siguió su camino por separado. Erika continuó un curso más de confección y, después de trabajar en la cadena autonómica vasca como estilista de series y programas de televisión, se fue a vivir a Londres. Allí estuvo trabajando en el departamento de visual de Zara.

Sheila por su parte empezó a trabajar en el diseño de moda infantil durante varios años y después se fue a Madrid a cursar un master en marketing y comunicación de moda. Alli le surgió la oportunidad de trabajar en una importante firma de moda española.

En todo este tiempo hablaban todos los días, pensaban cómo sería la vida si creaban su propia marca de ropa, soñaban con un proyecto común y diferente en el que querían poner todas sus emociones en prendas de vestir para mujeres soñadoras y reales.

Deseaban iniciar un reto juntas, romper con lo establecido, volverse locas haciendo lo que amaban y poner toda su pasión en una idea clara “El estilo esta impregnado en cada piel. A veces es innato, y otras veces se crea

Y después de mucho pensarlo decidieron luchar por un ideal. Apostar por la belleza real era su mejor reto. Estában dispuestas a llenar de emociones el mundo de las mujeres y dejar que ellas fueran las encargadas de vestirte desde dentro. Su lema era “Creemos en ti, y queremos que tú también lo hagas, porque lo perfecto, no existe. Hagamos de lo imperfecto una perfecta realidad.

Así que empezaron por cambiar sus realidades y lo dejaron todo para juntarse de nuevo en Euskadi y emprender una apasionante aventura.

Momento 2. De nuevo juntas viviendo un sueño paralelo.

Tomar ese tipo de decisiones no es nada fácil, sobre todo cuando tienes que empezar desde cero en un mundo tan duro como el de la moda, rodeado de gigantes, de estructuras comerciales, de políticas de marcas y de mercados maduros. Iniciar ese camino con solo  una idea es a veces casi un suicidio, sobre todo cuando se desconoce todo lo que rodea una empresa y te toca empezar a luchar con planes de negocio, negociación con proveedores, ventas, temas legales de constitución social, cuestiones relativas a finanzas y bancos, etc, etc, etc.

Pero nuestras valientes emprendedoras hicieron algo innovador que fue lo que les permitió poder vencer todas las barreras iniciales. Su concepto de marca estaba basado en vivir en las emociones y lo llevaron hasta sus últimas consecuencias. Emocionaron a todo aquél que entraba en contacto con su proyecto. Consiguieron ayuda altruista de profesionales que aportaron mucho valor en todo el proceso sin esperar nada a cambio. Desde experimentados empresarios ya jubilados que las orientaron en el plan de negocio hasta fotógrafos que dieron vida en fotos y video a sus ideas y emociones.

Consiguieron un local que, aunque estando vacío, llenaron con sus ideas, con sus patrones, con sus telas y sus paneles de tendencias. No tenían ni mesa de corte en la que trabajar pero no pasaba nada, a coser al suelo sentadas en un cojín. Hacían sus propios diseños, creaban sus propios patrones y cosían ellas mismas los prototipos de sus colecciones.

Creían tanto en su idea que sabían que tarde o temprano no podrían producir ellas mismas y tendrían que buscar más ayuda, así que se pusieron a enseñar su trabajo y su proyecto a proveedores de tejidos, de accesorios, fabricantes, talleres, etc. Llevaban tanta ilusión, tanta fuerza y tanta confianza que pronto encontraron alianzas con las que reforzar aquel ilusionante proyecto.

Aunque también vivieron momentos duros. Momentos en los que pensaban que llegaba el fin sin haber tenido un principio. Momentos en los que piensas que tirar la toalla y volver a tu vida anterior es lo mejor que puedes hacer. Pero ser emprendedor es estar por encima de eso, seguir adelante, no renunciar a tus sueños. Según me comentaban ellas mismas, no tenían tiempo ni para llorar, así que día a día seguían dando un paso más y veían como, todo aquello que hacía tiempo estaba en sus cabezas, iba tomando forma y siendo más realidad que sueño.

Momento 3. Después de un duro trabajo siempre llega la recompensa.

Muchas veces cuando vemos una empresa del sector moda que está bien construida, una tienda online potente de ropa o una marca reconocida pensamos -bahh, seguro que esto lo han conseguido a base de pasta-.

Llevo años en contacto con el mundo de la moda. En mi carrera profesional he trabajado en empresas  como Inditex-Tempe o Panama Jack. He tenido  mi propia comercial de calzado en la que diseñábamos para importantes firmas y tuve mi propia marca de calzado con la que el diseñador Carlos Diez calzó una de sus colecciones en la Pasarela Cibeles. Fui el licenciatario de calzado de la legendaria marca española Caroche. He colaborado con decenas de firmas de moda en varios proyectos y he conocido personalmente a Adolfo Dominguez y a Roberto Verino. He creado mi propia marca de camisetas que se llama Yoloflipo, aunque ahora es  una tienda online de  regalos originales. Actualmente dirijo LoisOnline.com y calzadoo.com, tengo varios clientes que son tiendas online de moda y además me encantan las historias de las marcas y de sus fundadores.

Por todo ello yo también pensaba que una marca de ropa bien hecha solo se conseguía a base de talonario, hasta que me topé con el resultado final del trabajo de estas chicas de las que os acabo de hablar, cuando contactaron con logocomunica.com para  ayudarlas con el marketing online.

Os presento LIE, www.liveinemotions.com es su genialidad, algo tan personal que en cada rincón de la tienda se respira el espíritu de la historia de la marca. Con un esmerado cuidado por el detalle en la presentación del producto, con un mimo a la hora de poner cada texto y cada párrafo, con la paciencia de haber hecho un video por cada prenda al más puro estilo de los grandes y que ya me gustaría a mi haber visto en tiendas de prestigiosas marcas.

Han conseguido su objetivo que, más allá de crear una marca, un concepto y un producto, se han saltado a la torera todo el canal tradicional de la venta de los productos de ropa. Han pasado olímpicamente de los comerciales y de las tiendas físicas multiproducto para llegar a sus compradoras únicamente a través de internet.

Y lo mejor es que ya están vendiendo y saboreando el resultado de tanto tiempo de duro trabajo y sacrificio.

Unas valientes de principio a fin, para que luego digan que no hay mujeres emprendedoras. Y como prueba os dejo su video Making Off de una de sus campañas.

Muchísima suerte chicas.

Posts Relacionados

Si te ha gustado este post, te invito a que lo compartas en las redes sociales y que hagas tus comentarios.
Si no te ha gustado me encantará conocer tu punto de vista. No pretendo tener la razón en nada de lo que escribo y por ello tus comentarios serán perfectos para generar debate y contraponer ideas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

27 comentarios en “Cómo crear una marca de ropa con venta exclusiva por internet”

  1. En su dia leí este post … casualidades de la vida (o cosas del google) buscando informacion sobre otras cosas me volvi a topar con el. ¿Desaparecieron? ¿Evolucionaron? ¿Mutaron? A mi me gustaria saber que pasó, de los errores se aprende tanto….

  2. Hola q tal me encanto la historia de las dos chicas una pasada bueno y contarte q mi madre es muy buena diseñadora también pero nunca le dieron la oportunidad de llevarlo acabó trabajo para una firma muy conocida en los talleres q tenían en vigo y a mi me gustaría montar una firma nueva pero el problema es que sin dinero nose puede jaja pero bueno se intentara gracias