El ecommerce ha muerto

Llevo varios años criticando esta moda de crear tiendas online como si esto fuese a salvar el mundo, peleando por cambiar el mensaje que nos mandan con la falsa idea de que entrar en el ecommerce es barato y sencillo.
Además, en todo momento he estado planteando que estos nuevos términos como mobile-commerce, social-commerce, etc-commerce, tendrían sus días contados, incluso el propio concepto de “ecommerce” estaría fuera de lugar y mal enfocado y terminaría muriendo como idea de canal de venta aislado. Y que con el tiempo se dejaría de usar estos términos y se hablaría de “empresas que venden a través de varios canales totalmente coordinados e integrados”.

Con el objetivo de aprender y mejorar constantemente, en todo este tiempo he reenfocado varias veces el tipo de cliente al que se dirige Kuombo, con la idea de encontrar aquellos proyectos que, de partida, tengan unas mínimas bases de poder plantearse como proyectos con algo de futuro.

En estos años, en Kuombo hemos impulsado cambios en la forma de llevar a cabo las estrategias ecommerce de nuestros clientes, así como las metodologías internas en el desarrollo de proyectos tecnológicos y en los procesos de mejora continua de los mismos, tanto en captación de tráfico como en conversión a ventas.

Y todos estos cambios y reenfoques me han llevado a una conclusión: efectivamente ya no tiene ningún sentido hablar de ecommerce como canal aislado en la comercialización de un producto o servicio porque, incluso en el caso de los pure-player, la evolución lógica es terminar integrando este canal con otros tantos con los que tiene que convivir y ser coherente.

Al principio se hablaba de “multichannel“, queriendo hacer ver que una empresa podría comercializar a través de varios canales diferentes y que podrían ser autónomos y estancos. Luego vino el “crosschannel” que intentaba explicar que un canal podía dar paso a otro en función de lo que el cliente fuese necesitando en un momento dado. Y ahora se ha puesto de moda el término “omnichannel“, que nos traslada la idea de que todos los canales han de estar interconectados y en todos ellos se debe usar el mismo lenguaje y estrategia de comunicación.

Ahora el usuario es más inteligente, avanzado y multiplataforma. Ahora el usuario es el centro de nuestro negocio, aunque siempre debimos haberlo visto así, y nuestra obligación como empresa es crear, alrededor de él, todos los canales que faciliten la interacción entre ambas partes.

Por tanto está claro que el ecommerce ha muerto como lo conocemos hasta ahora. Ya no es viable pensar en crear una tienda online, así a las bravas, sin pensar en cómo nuestro usuario va a preferir estar en contacto con nuestra marca. Ya no es viable plantear un único canal de conexión con el usuario ya que se va a quedar cojo y escaso. Ya no es viable, de ninguna de las maneras, pensar en montar una tienda online como estrategia aislada de ventas y mucho menos si es como primer negocio sin otra estructura interna detrás que lo apoye.

Está claro que siempre puede haber excepciones, y que incluso puede haber casos en los que con un buen modelo de negocio y un equipo brillante, un buen comunicador que consiga mover contactos hasta el extremo de conseguir inversores y un buen “padrino” que aporte socios estratégicos o industriales puede facilitar el crear desde cero algo y hacerlo grande. Pero estos siempre serán las excepciones que confirmen la regla, la que explica claramente que crear una tienda online no es fácil ni sencillo y que sin presupuesto anual de inversión, sin stock de producto y estructura logística y sin personal especializado con conocimientos de ecommerce, hoy en día mejor dedicarse a otra cosa.

Si a pesar de todo alguien cree que puede hacerlo, lo mejor es ponerse manos a la obra, conociendo los pros y contras, pero luchando con mucha pasión por lo que uno quiera conseguir. No seré yo con mis teorías el que le quite la idea de la cabeza 🙂

Por ejemplo, una empresa creada por dos jóvenes emprendedores de 17 años en 2007 llamada Trendhim y que en 10 años han conseguido estar presentes en más de 20 países con la venta online.

¿Quieres conocer todos los detalles de nuestro Plan de Mejora Continua?

Posts Relacionados

Si te ha gustado este post, te invito a que lo compartas en las redes sociales y que hagas tus comentarios.
Si no te ha gustado me encantará conocer tu punto de vista. No pretendo tener la razón en nada de lo que escribo y por ello tus comentarios serán perfectos para generar debate y contraponer ideas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 comentarios en “El ecommerce ha muerto”

  1. Pingback: El ecommerce ha muerto by Javier Echaleku | Lluis Serra

  2. Pingback: ¿Ha muerto el ecommerce? Echaleku en Quondos