Problemas complejos en el Marketing: ¿Cómo enfrentarlos?

Problemas complejos en el Marketing: ¿Cómo enfrentarlos?

En este episodio entrevistamos a Javier Recuenco, solucionador de problemas complejos y ex-presidente de Mensa España, con él hablamos sobre porqué el marketing actual representa un problema complejo.

Basado en el contenido adicional del libro https://www.LaGranBurbuja.com, a través de conversaciones que su autor mantiene con expertos en temáticas afines, en mayor o menor medida con el ecosistema del marketing online.

– Javier Echaleku: Hoy me he puesto una chupa de cuero, una camiseta rocker en honor al gran invitado que tenemos hoy.

Es un rockero hasta las trancas y es un fenómeno, se trata de Javier Recuenco, y si él viene con sus grandes patillas, pues yo tenía que venir con la chupa de cuero.

Javier Recuenco: Muy bien, actitud correcta. Me gusta tu actitud.

– J.E: Rock and Roll. Javier Recuenco, se da a conocer profesionalmente como solucionador de problemas complejos y, por no entrar mucho en conceptos que podéis ver en multitud de entrevistas que le han hecho y en multitud de contenidos que tiene por Internet.

La más reciente o de las más recientes la que hizo con Ricardo Tallar, – pondré el enlace por aquí porque es otro fenómeno a quien sigo y a quien admiro – y me encantó ese podcast hablando de problemas complejos también de marketing, de CRO (Conversion Rate Optimization) y cosas muy interesantes y, lógicamente siempre hay matices de rock and roll.

Hoy vamos a hablar de problemas complejos del marketing actual por no llamarlo marketing online, que sabes que no me gusta ese término y a ti tampoco.

Antes de nada, me gustaría que nos ayudaras a entender en qué consiste actualmente esto de los problemas complejos en el entorno del marketing, ¿cómo nos podrías enfocar a para entender qué es esto de un problema complejo dentro del marketing?

La gran burbuja del siglo XXI

– J.R: Por simplificar mucho y porque tú has dicho efectivamente que no es el objetivo de hoy, básicamente todo lo que tiene que ver con problemas complejos está relacionado con problemas para los que no existe una solución previa, como diferencia a problemas complicados.

Un problema complicado puede ser hacer un edificio o hacer un portaaviones, pero es algo que ya ha resuelto a alguien.

Hay alguien que se ha “pegado” con ello y digamos de alguna manera lo ha resuelto y, lo que queda es replicar los aprendizajes realizados por un montón de pioneros y, para que eso ocurra alguien ha tenido que lanzarse “a pecho descubierto” a un entorno en el que no había ningún tipo de referencia ni nada por el estilo y, ese es el ámbito que generalmente digamos es el que ocupan los problemas complejos.

Y la relación con el marketing es muy sencilla.

Llevamos 50-60-70 años basados fundamentalmente en una premisa, en el broadcast, en la audiencia y en una serie de cosas que de pronto han sido desintegradas y en un ejercicio inaudito de esqueumorfismo, seguimos haciendo la misma cosa que llevamos haciendo desde hace 60 años cuando las condiciones de contexto y de contorno han cambiado por completo y de resultas de ello, el marketing se está metiendo un monumental tortazo.

Los directores de marketing han pasado de ser un camino más o menos viable para ser presidentes, a ser los últimos “monos” de la compañía.

Hemos tenido ataques de disonancia cognitiva donde los CEOs confían el doble en sus responsables de compras, que en sus responsables de marketing para contribuir a los resultados de la compañía y básicamente el marketing ha pasado por un cataclismo gigantesco por no entender que las reglas del juego han cambiado.

Y ahora mismo tenemos un montón de gente que está muy convencida de que sabe hacer marketing, pero básicamente sabe hacer marketing del siglo XX y, ya estamos en el 2023.

Las reglas del juego han cambiado por completo y seguimos intentando hacer lo mismo que llevamos haciendo 60 años con una leve capa tecnológica porque claro, somos muy modernos y queremos tener la perspectiva que estamos muy aggiornatos y lo único que hemos hecho ha sido decimar por completo el prestigio del director de marketing y por el camino hacer millonarios a un montón de gente de plataformas, tecnológicas, disparar el fraude.

O sea, ha sido una victoria absolutamente contundente de esas que solían cosechar los romanos cuando iban al pueblo de Astérix.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =