Qué es la tecnologia blockchain

¿Qué es la tecnología blockchain? La clave para entenderla con Miguel Caballero

Miguel Caballero, CEO y fundador de la plataforma formativa Tutellus, nos explica conceptos relacionado con blockchain, y los aterriza para que cualquiera acabe entendiéndolos.

Javier Echaleku: Lo primero que te quería preguntar es tu opinión sobre la relación del blockchain y las criptomonedas con este mundo del marketing en general.

Miguel Caballero: El concepto blockchain es como hablar de internet o como hablar de marketing.

¿Qué es blockchain? Es algo tan transversal que hay que ir abordando parcelas concretas.

Yo creo que en esta conversación vamos a hablar bastante de tokens y de tokenización.

J.E: Ya me has dado otras palabrejas.

¿Qué es el token y que es la tokenización?

Te dejo que te vayas explayando, pero ayúdanos a que lo entienda la gente que nunca ha oído hablar de estos términos.

M.C: Lo vais a entender muy bien porque vamos a hacer juntos un viaje que comienza cuando nace internet con usuarios.

No me quiero remontar a ARPANET en los años sesenta y setenta, sino que nos vamos a finales de los años noventa donde tenemos el internet 1.0, que tú y yo hemos vivido en primera persona, y que independientemente de la parte tecnológica con una web muy estática, si vemos su parte más filosófica, fue un internet muy romántico porque nos vendieron la idea de un entorno abierto donde todos podíamos aportar, donde cualquier empresa podía tener su hueco y era un mundo por explorar.

En resumidas cuentas, el internet que conocimos a finales de los noventa era un espacio abierto, libre, para todos y construido entre todos.

A partir de la crisis de las puntocom que también vivimos juntos tú y yo, llegamos a Internet 2.0 donde empresas que en aquella época eran startups, y como bien dices en el libro, el modelo GAFA, o GANFA – metiendo a Netflix también – ha derivado en una especie de oligopolio de Google; Amazon; Netflix; Facebook y Apple, que no se sabe muy bien que son porque para mí ya no son empresas.

¿Por qué digo que ya no son empresas?, porque son corporaciones tan grandes que dejan de competir entre ellas, para hacerlo sobre todo por cuestiones legales, ya no solo con los países sino contra los territorios.

Por ejemplo, estamos viendo que el enemigo de Facebook por temas de protección de datos y las multas, actualmente es la Unión Europea y no otra red social. Con Google pasa algo similar con la tasa Google y las sanciones.

El internet 2.0 independientemente del componente tecnológico, con un entorno más evolucionado y donde el usuario puede generar más contenido, la realidad nos ha llevado a una gran desilusión muy relacionada con el concepto que quieres transmitir de gran burbuja, en el que nuestras acciones están controladas, donde nuestro futuro está encaminado, y Apple; Facebook; o cualquiera de las que estamos hablando tienen más información de nosotros que nuestras familias por decirlo de alguna manera.

La gran burbuja del siglo XXI

Empieza a surgir ya desde el año pasado, derivado de la tokenización, de la criptoeconomía y del blockchain, el internet 3.0 del que muchos de vosotros ya habéis oído hablar, con la WEB 3.0, que intenta volver al internet que nos prometieron desde la perspectiva de que no sean los GANFA de turno los que se queden con todo el valor que generan nuestros hábitos de consumo.

Eso no es justo, porque si como usuario por mis hábitos de navegación genero un valor para un tercero, sería apropiado que pudiese retener parte de ese valor generado.

Hasta ahora, y antes de que apareciesen estos conceptos de tokenización, de blockchain y de cripto era muy complicado retener ese valor, porque te podían dar una especie de puntos con consideración de activos, pero con el inconveniente de no ser líquidos.

En resumidas cuentas, era difícil capturar valor de unos hábitos, y mucho menos transferirlo, absorberlo y poder transmitirlo.
Cuando aparecen las primeras blockchain públicas y se empieza a desarrollar el concepto del token aparece la oportunidad de capturar valor.

Con mis hábitos de navegación genero valor, y como genero valor, capturo parte de ese valor en un token, y por lo tanto el cien por cien del valor ya no va al Google de turno, ahora me lo quedo yo, soy dueño de mis datos, de ese valor y decido qué hacer con él.

Todavía estamos en una fase muy embrionaria, y creo que es una herramienta extraordinaria para permitir que terceros desarrollen aplicaciones que permitan a los usuarios capturar valor y que ese valor no vaya a los de siempre.

Este artículo está basado en el contenido adicional del libro  https://www.LaGranBurbuja.com, a través de conversaciones que su autor mantiene con expertos en temáticas afines, en mayor o menor medida con el ecosistema del marketing online.

Aquí tienes el fragmento que acabas de leer en formato vídeo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× 5 = 10