La publicidad digital: ¿Ha sido positiva o negativa para el Marketing?

La publicidad digital: ¿Ha sido positiva o negativa para el Marketing?

Entrevistamos a José Antonio Alguacil, director general de Ilusionlabs. Con él hablamos de la publicidad en el mundo digital.

Basado en el contenido adicional del libro https://www.LaGranBurbuja.com, a través de conversaciones que su autor mantiene con expertos en temáticas afines, en mayor o menor medida con el ecosistema del marketing online.

– Javier Echaleku: He de reconocer que soy un flipado de la publicidad.

Me encanta la publicidad, muchísimo más que el marketing, y contamos con alguien que no es publicista, es publicitario, – ahora nos aclarará la diferencia entre ambos conceptos -.

José Antonio Alguacil, o Fefo como lo conocen en su círculo más cercano, de Ilusionlabs que es una agencia de publicidad muy enfocada al ámbito de la salud.

Sin más dilación, vamos a darle paso y que se descubra.

Se que va muy a tope con su trabajo en la agencia, con sus vídeos y con sus proyectos audiovisuales, por lo que un ratito suyo es un auténtico regalo.

Una de las cosas que más me gustó de todo lo que he ido conociendo tuyo, es la diferenciación que hace tan radical entre publicista y publicitario y, me gustaría que arrancáramos por ahí porque en el mundo del marketing y, en este sector en el que estamos es muy común mezclar conceptos con palabras que vienen de fuera, a veces con traducciones mal interpretadas, que nos lleva a confundirnos internamente y, me encantaría que nos hicieses esta aclaración, – que ya la haces en tu canal de YouTube – de por qué eres publicitario y no publicista.

– José Antonio Alguacil : No te tomes muy en serio lo que digo en YouTube porque todo siempre tiene un matiz de ironía bastante potente.

En cualquier caso, publicista o publicitario, a día de hoy se puede decir de las dos maneras porque nuestra profesión, heredada del mundo anglosajón y, como bien sabes ellos han marcado todos los términos de comunicación que hablamos todos los días.

Ellos dicen publicist y ahí se mezcla todo con advertisement.

En España históricamente el publicista era quien hacía relaciones públicas, especializado en el mundo de la comunicación a medios, mientras que el publicitario vendía productos más directamente, e incluso en algunos aspectos era un término peyorativo.

La gran burbuja del siglo XXI

Y personalmente me gusta adoptarlo porque me siento más publicitario que publicista.

También es cierto que, da exactamente lo mismo te llames como te llames, mientras hagas lo que hagas porque todo está cambiando y todo está evolucionando.

Además, pasa una cosa, en Latinoamérica son equivalentes los términos en sí mismos.

No hay una academia de la publicidad que te diga lo que está bien y lo que está mal.

Esto es lo bueno de esta profesión, que no es académica.

J.E : Me encanta que lleguemos a este punto de reflexión y de replantearnos las cosas, que es lo que intentamos con este conjunto de contenidos de La Gran Burbuja.

En ese punto crítico de reflexión, ¿Cuál es tu opinión sobre la evolución que ha tenido la publicidad en general, y no tanto el marketing, a lo largo de la entrada del mundo de Internet y de la masificación de la publicidad en las redes sociales y todos los canales digitales existentes?, ¿consideras que esa evolución ha sido positiva o negativa? 

J.A.A : Procuro no hacer valoraciones sobre si es positivo o negativo.

Si es bueno o malo. Simplemente es, y al ser, me gusta más observar.

En ese sentido, su evolución ha sido muy lineal con lo que era la publicidad a primeros de siglo.

A principios de siglo la publicidad era algo muy complejo, muy especialista, muy concreto y basado en el producto, en la oferta, para después pasar a otros aspectos más empáticos con el cliente, hasta llegar a ser un estilo de vida, hasta contar historias, hasta contar valores.

A día de hoy, lo que Internet hace muy bien es reflejar el mundo tal y como es, y esa complejidad al hacer publicidad, porque hacía falta mucho dinero, muchos medios técnicos y, muchos profesionales muy bien formados para hacer una pieza audiovisual.

Y cuando no tienes presupuesto, no tienes medios y no tienes personas, es muy difícil.

¿Qué ocurre cuando tienes un ordenador y un canal como puede ser Google, Facebook o YouTube? Qué te lo puedes “guisar y comer” con tus propios medios, y lo que haces suele ser impulsivo, lo primero que te nace y, eso nos lleva a una publicidad muy basada en el producto, muy basada en la oferta y en aspectos que no se entienden como puede ser el culto a una figura desconocida, que lo vemos últimamente en Internet.

Esto pone en evidencia que las necesidades comerciales siguen existiendo, ahora más que nunca porque hay muchas cosas que son muy parecidas, productos similares y servicios exactamente iguales, y que esa diferenciación no proviene de que tu producto sea más barato, aunque el precio sea algo importante.

Cuando se habla de comunicación, por mucho medio y por mucho DIY (Do It Yourself) que haya, hace falta conocer muy bien a tu cliente para conectar con una parte de su cultura popular para que introducir tu producto en el medio, que por otra parte es lo que hacemos los publicitarios.

Lógicamente hay otros aspectos, que cualquier persona que se aventure al mundo digital y que seguramente tendrá resultados a corto plazo, porque las plataformas y, los algoritmos premian la pequeña inversión rápida que en un momento dado te puede traer un flujo de tráfico, lo que no se traduce directamente en ventas.

Ese es el gran problema del marketing digital, que por muchos números que haya, todavía no se saben cuáles son los buenos y cuáles los malos.

Cuáles funcionan y cuáles no funcionan.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

98 ÷ 14 =