¿Por qué el Marketing Online está sufriendo una Burbuja?

¿Por qué el Marketing Online está sufriendo una Burbuja?

En esta entrevista que me hizo Manuel Fos de SCALA Growth Business School, expliqué de forma resumida la gran burbuja que está sufriendo el Marketing Online y cuáles han sido los factores que la han causado.

En mi libro “Marketing Online La Gran Burbuja del siglo XXI” que puedes adquirir en: https://www.LaGranBurbuja.com, puedes encontrar el resumen de todos mis aprendizajes e investigaciones de toda una vida.

– MANUEL FOS: Hoy vamos a presentar a un emprendedor nato, pionero de Internet desde 1996.

Fundador de muchísimas empresas y creador de un revolucionario y esclarecedor método denominado Sales Funnel Canvas, y por si esto fuera poco, también es autor del libro Marketing Online, “La gran burbuja del siglo XXI”, que es de lo que vamos a hablar.

Voy a dar paso a Javier Echaleku.

– JAVIER ECHALEKU: ¡Hola Manuel!, ¿Cómo estás? Encantado.

– MANUEL FOS: Quiero que sepas que es un lujo tenerte en este espacio, para hablar un poco sobre marketing online.

No sé si te acordarás, pero en el año 2016 me diste clase en la Escuela de Negocios IEM, y creo que aplicas lo que enseñas y, merece mucho más la pena que sea así.

Para dar un poco de contexto, vamos a hablar de cómo nos han vendido promesas que provienen de empresas que supuestamente son confiables, como pueden ser Google o Facebook, que todo el mundo hace uso de ellas y, de la importancia de leer la letra pequeña.

Javier, en primer lugar, ¿cómo has llegado a la conclusión de que el marketing online es una burbuja?

– JAVIER ECHALEKU: No he llegado yo solo.

Ha llegado mucha gente y, la cuestión es que cuando empiezo a darme cuenta de que las cosas no suceden como debiesen suceder, que los resultados no llegan como deberían de llegar, que por mucho que trabajes con un anunciante, con otro o con tus propias campañas dices: “Aquí hay algo que no me cuadra”.

No puede ser que, si me están diciendo que la plataforma, – me da igual que sea Google, Facebook o Tik Tok – tiene una audiencia, – después hablaremos de lo que es una audiencia como tal – a la que mi anuncio va a impactar de una forma muy específica y segmentada y, después solo tienes un 1% de conversión y lo damos por bueno.

Es decir, si tan buena es la audiencia, y tan cercano está el interés en una supuesta compra o supuesto registro de esa persona a la que llego a través de esa campaña de publicidad, si tanta calidad tiene ¿por qué me conformo con que ese 1% de conversión es bueno?

Si tengo 100 personas a las que le quiero vender algo, y solo una me lo compra, en realidad no parece que estuviesen tan interesados en lo que sea que tengo intención de vender.

Y cuando me pongo a compartir esto con gente del sector y amigos, pensando en que lo mismo el equivocado eres tú, y que algo mal estás haciendo, te das cuenta de que es más generalizado de lo que pensabas en un principio, y que te dicen cosas similares a estas: “Esto también lo había detectado”, “Yo también estoy un poco mosca”, “También he investigado y este dato tampoco me cuadra”.

Luego hay otro problema con la analítica, porque los datos que me aporta Google, no se corresponden con los de Facebook, y cada uno se atribuyen las conversiones como les da la gana.

Realmente no es que lo hagan mal adrede porque nos quieran engañar, sino que a nosotros nos venden, o nos cuentan o nos hacen pensar que son datos totalmente objetivos y, en realidad son datos probables.

Es decir, no son datos determinísticos, son datos probabilísticos.

Google te dirá que probablemente, según alguna variable, tendrá una probabilidad de error en sus cálculos, y que por ejemplo los pedidos que han salido, hay x probabilidades de que se deban a una acción determinada.

Pero claro, otra plataforma te dará otras probabilidades diferentes, por lo que los números van a favor de quien te lo cuenta, ¿A quién creo? y, llegas a la conclusión de que no te puedes creer a nadie.

Y como te comentaba antes, al compartir estas inquietudes con más gente del sector y, todos opinaban lo mismo.

También es cierto que hay muchos otros que ni tan siquiera se lo han planteado.

El 90% de la gente no se plantea estos temas porque suelen ser anunciantes directos, gente que se mete en Google o Facebook y se hacen sus propias campañas sin pensar si todo lo que nos cuentan es verdad o no.

De hecho, cuando te metes en el disclaimer que tiene Facebook para contratar o crear el Business Manager con el que vas a hacer un anuncio, ellos al publicitarse porque quieren que les compres anuncios, te suelen advertir en un espacio reducido, y con letra pequeñita con un párrafo similar a esto: “A pesar de que te hemos dicho que tenemos una audiencia a la que vamos a impactar…, no garantizamos que esto vaya a ocurrir”.

Y se quedan tan panchos.

Claro por eso no es ilegal porque de entrada me estás diciendo que no garantizas ni que al público al que te estás dirigiendo sea el público al que me quiero dirigir, ni que le vas a mostrar el anuncio al público que tenga más posibilidades de comprarme porque ese segmento lo tienes.

Ahí es cuando dices: “Está escrito. Hay una línea en los mensajes de la plataforma para eludir su responsabilidad”, y te planteas si todo lo que hay por debajo es tan inteligente, si toda esa data que tienen es tan real, si esas audiencias que crean tienen esa calidad, o nos están vendiendo humo, con promesas de que probablemente algún día llegue a suceder que la tecnología que hay por debajo funcione como quieren que funcione y, como a todos nos gustaría que funcionase.

Pero lamentablemente, hoy por hoy está muy, muy lejos de la promesa que nos dan, cuando nos venden que nos publicitemos con ellos.

Y entonces es cuando llega la frustración.

¿Cuál es la solución?

No frustrarse si entiendes que esto es así, y si finalmente llegas a la conclusión de que te están vendiendo una cosa que realmente no está a la altura de lo que se esperaba.

Lo primero que tengo que hacer es saber las reglas y, jugar las cartas de otra manera distinta.

Todo esto que os acabo de contar, han sido las bases para contarlo en el libro.

– MANUEL FOS: Dentro del sector del marketing, en el que estos años ha habido cierto boom, nunca mejor dicho, ¿Cuál dirías que es la mentira más popular, o la falacia ad populum más extendida?, ¿Cómo puede ser que den algo por verdadero, o lo ven como verdad cuando es mentira?

– JAVIER ECHALEKU: No es cuestión de que sea mentira.

Creo que hay muchas equivocaciones y, muchos errores heredados de frases lapidarías, que puede que en algún momento hubiesen sido ciertas, pero que hoy no lo son.

Por ejemplo, siempre digo que, en el marketing en general, – no solo en la parte online – no hay una regla fija, y cuando alguien dice: “Cuantos menos clics, más conversión”, pues depende.

No siempre se va a cumplir, porque en un proceso de comunicación/publicidad/ventas de un producto que requiere mayor explicación, o requiere de un proceso de madurez más largo, a lo mejor tengo que atrasar lo máximo posible el clic de compra porque primero tengo que “calentar” al candidato al que le quiero vender, hasta que lo vea preparado.

O, verdades como si el botón de registro no está justo arriba de la landing, no va a convertir, pues también depende porque si es un formulario de registro al que previamente le tengo que dar cierta información, si el botón de registro lo pongo arriba, posiblemente no baje para leer la información de por qué debe registrase, y no acaba registrándose, por mucho que le pongas el botón pagar delante de sus narices.

Todo este tipo de cuestiones ya tienen “una componente de mentira”, pero no podemos decir que es una mentira, porque probablemente no hay una intención.

Sino que en un momento dado pudo ser cierta, pero que hoy no lo es.

Creo que una de las grandes cuestiones que nos creemos y, no deberíamos de creer son los datos de las plataformas de análisis, desde un Google Analytics, o a un Analytics del propio Facebook o de Tik Tok.

¿Y por qué no es real?

Porque todo esto se creó en un momento de la historia en el que las personas teníamos un ordenador de sobremesa o un portátil y, tenía cierto sentido ya que el tráfico de ese ordenador se controlaba en ese ordenador y las plataformas de adquisición eran más limitadas.

Ahora contamos con infinidad de plataformas de adquisición, infinidad de acciones de remarketing y retención, cualquier persona seguro que tiene tres o cuatro dispositivos con acceso a Internet.

Con lo cual, si tú desde tu ordenador ves un anuncio en Google porque estabas haciendo una búsqueda, y entras en una landing, pero después cuando estás en el móvil te impacta un anuncio de remarketing en Facebook, porque ha cogido tu cookie, y cuando entras por el navegador nativo de Facebook, que posiblemente no consigue identificarte como un único usuario, y te diferencia de otro con el que estás en tu ordenador de escritorio, y con el que accediste a una de mis páginas.

A final voy a ver tantas visitas, sin poder discriminar si es la misma persona, que ha entrado muchas veces desde varios dispositivos, y con diferentes fuentes.

– MANUEL FOS: Y esta es la razón de atacar mediante marketing multicanal, porque si tengo tres dispositivos, entre por distintos canales, y es posible que me impacte uno, pero no es suficiente, ¿no?

– JAVIER ECHALEKU: Claro. Ya no lo llamo multicanal, lo denomino multidimensional.

Cuando hablo de embudos, no me refiero al típico embudo, más lineal con un TOFU (Top Of the Funnel), y los siguientes niveles que van bajando, con hay una entrada y una salida únicas.

El marketing se convierte en un sistema de embudos multidimensionales.

No solo son los canales de adquisición por los que entra la gente, en mis diferentes páginas de aterrizaje, porque puedo tener un montón, a las que acceder desde distintos sitios, sino que tiene dimensiones como por ejemplo la intención de compra que tiene la persona a la que estoy impactando con determinada acción, y la estoy llevando a tal o cual sitio.

Hay otra dimensión que es el tipo de lenguaje que voy a utilizar en cada uno de los sitios con el fin de generar acercamiento, propuesta de valor, o de demostración para después hacer un cierre.

Luego contamos con otra dimensión relacionada con las diferentes acciones de adquisición, activación, y retención que además están en cuatro etapas, que son esas en las que tienes mayor o menor intención de compra.

El principal problema es cómo visualizar todo esto, al no comportarse como algo lineal que entran por arriba y salen por abajo, porque cada una de estas micro dimensiones que he comentado, a su vez tienen embudos dentro, que se conectan entre sí, y que puede que salgas de un embudo, para entrar en otro.

Reconozco que intentar explicar todo esto sin un gráfico delante, es complejo.

– MANUEL FOS: ¡Es cierto! Cuando estás estudiando Sales Funnel Canvas, en tus gráficos se ven los distintos embudos, como estos están interconectados, y el flujo que siguen los Referral por ejemplo.

– JAVIER ECHALEKU: Es un sistema que tiene múltiples dimensiones y cuando las entiendes todas, es más fácil saber lo que puedes hacer en una plataforma publicitaria.

Porque en un Facebook puedo hacer una campaña para atraer tráfico frio, que tiene cierto interés en la temática de mi producto, pero no ha demostrado interés de compra de un producto que pueda venderle, por tanto, es una adquisición en una etapa fría, y lo voy a llevar a un determinado sitio para contarle ciertas cosas.

Luego puedo utilizar el mismo Facebook, para cuando esa misma persona después de navegar por muchos embudos multidimensionales, haya llegado a un embudo final en una etapa mucho más de cierre, reimpactarle también por Facebook con otro tipo de mensaje y en otro tipo de página en la que empleo otros mecanismos de comunicación y activación diferentes porque mis objetivos ahora difieren de los de la campaña anterior.

Si no comprendes perfectamente esa multidimensionalidad de cómo te voy a impactar en los diferentes momentos, lógicamente no voy a utilizar bien la herramienta, y por lo tanto a sacarle todo el partido que ofrece.

Y dicho esto, otra de las grandes mentiras, o cuestiones que no son de toda verdad, y es la de delegar totalmente a las plataformas, la responsabilidad de que sean ellos los que saben a quién mostrar los anuncios para que te compren.

Por eso, la gente al final gasta su dinero, – no digo invierte – en hacer anuncios de producto a feature de producto, porque como les han dicho que Instagram, Facebook o Tik Tok conocen quienes tienen más intención de compra.

A veces lo sabe porque tiene recogida esa cookie y esa audiencia y, si has hecho bien el anuncio para esa audiencia en concreto, sí que pueda impactar a alguien que en otro momento estaba dudando de si comprar o no.

Pero en este caso “te ha tocado la lotería”, porque lo más normal es que todo esto no se haga bien, y tiremos al bulto.

– MANUEL FOS: A raíz de todo esto, comentas que existen herramientas para rastrear una data que se supone que debería aprovecharse y, eso es lo que nos venden, pero luego vemos que los que sacan partido de todo esto son las propias plataformas, ¿De qué modo se benefician estas plataformas de los datos?

– JAVIER ECHALEKU: Lo primero que tenemos que entender es el papel que jugamos nosotros como personas dentro de una plataforma como Google, Facebook o la que sea.

En un medio de comunicación, somos un inventario publicitario.

Cuando estás leyendo un periódico digital, -no olvidemos que vende publicidad – no dejas de ser ese inventario publicitario al que le voy a mostrar un anuncio, que posteriormente van a cobrar.
Como digo, lo primero que hay que entender cuál es nuestro papel dentro de esos sitios.

Cuanto más tiempo pasamos en esos sitios y, cuanto más los visitamos, el sitio dispone de más inventario publicitario.

Cada segundo que pasas por ejemplo en Facebook, puede ser vendible a un anunciante, con lo cual cuantos más segundos estás en la plataforma, más segundos tienen para vender.

Imagínate si esto lo extrapolamos al número de personas.

He dicho Facebook por decir uno, son todos exactamente iguales.

Si soy esa plataforma y, sé que cuantos más segundos tuyos tengo, más contenido o más anuncios puedo vender a los anunciantes, ¡Blanco y en botella!

Lo que voy a tratar es de retenerte para que pases el mayor tiempo conmigo, y monto un sistema de Inteligencia Artificial que te va a ir mostrando contenido en función de tus gustos.

Por ejemplo, Tik Tok que es el que más adicción provoca actualmente, internamente está muy bien diseñado porque si lo que te gusta son los vídeos de gatitos porque son los que ves hasta el final de los quince segundos – ahora son vídeos de un minuto, con lo cual controlan mejor lo que te gusta, porque con quince segundos es fácil que lo veas hasta el final y no te haya gustado –.

Posiblemente ampliar la duración hasta un minuto tiene mejor métrica para saber si realmente te gustan o no los gatitos.

Si llegas a treinta segundos, probablemente te gustarán menos que si llegas al minuto, y si después de ver el video repites, entonces es que te gustan mucho.

Con la data de cada uno de los contenidos y totalmente controlado con Inteligencia Artificial, – porque puede determinar si lo que hay en ese video es un gatito o es humano, o hace una cosa u otra, comprende el lenguaje que se está hablando y un montón de datos del propio video sin que nadie lo haya etiquetado – está haciendo una segmentación de lo que a ti te gusta, y qué voy a hacer, mandarte las cosas que te gustan.

Esto lo puedes ver en el documental El dilema de las redes de Netflix.

Cuando lo vi lo primero que hice fue coger a mi hijo, – que tiene doce años – y le dije: “Siéntate aquí y mírate este documental dos o tres veces, porque esta es la realidad de cuando estás en YouTube, en Facebook, en Instagram o lo que sea”.

Cuando todo esto lo entiendes, te cambia la percepción.

Por otro lado, – esto no nos lo cuentan, se lo quedan para ellos – gracias a su Inteligencia Artificial, te proveen de contenido para que te quedes más segundos y, cuantos más segundos te quedas, más pueden venderle al anunciante.

Al anunciante, le dicen: “Tengo data de esta gente, no solo tengo sus segundos y, no solo sé lo que le gusta, sino lo que le gustaría comprar”. ¿De dónde sacan ese dato para saberlo?
Si eres Tik Tok, – puede aplicarse a Facebook o a cualquiera – y sacas el dato de lo que Manuel Fos mira en Tik Tok, y llegas a la conclusión de que Manuel ve videos de gatitos, lo único que sabes de Manuel es que le gustan los vídeos de gatitos.

Necesitas encontrar más datos de comportamiento de otros sitios, y entonces me valgo de las cookies que mis anunciantes han puesto en sus páginas para impactarte a ti a través de Tik Tok cuando has entrado en una página de él, para coger la información que hay en la página del anunciante, la van a analizar, y si por ejemplo fuese de zapatos, por tanto, la temática sería de moda, y ha pasado tanto tiempo viendo la sección de zapatos de caballero…

Desde Tik Tok pueden llegar a la conclusión de que además de gustarte los vídeos de gatitos, porque me lo dices en mi propia plataforma, gracias a las cookies de terceros conozco tu interés en zapatos porque buscas información de zapatos en páginas que venden zapatos y, que son de caballero.

Con todo esto, establezco una audiencia, y al anunciante le digo: “Tú que vendes zapatos, tengo una audiencia que además de estar en Tik Tok, por ahí está viendo zapatos en páginas de compra.

Este tío tiene pinta de que va a comprar zapatos. Muéstrale el anuncio que te comprará zapatos”.

Pero para que esto acabe pasando, si ya es difícil para la Inteligencia Artificial controlar su First Party Data, es decir el dato nativo, de como ves un contenido en Tik Tok, imagínate establecer un perfil a través de las cookies de terceros, con la información que hay en esas páginas, – que posiblemente no estén bien construidas para leer correctamente la cookie – y, que además cuando estás navegando, “te comas” dicha cookie porque puede ser que no la cojas.

En resumidas cuentas, la calidad de la data para conseguir que te quedes muchos segundos es muy buena porque es de primer nivel, pero la calidad de la data para saber realmente en qué tienes intención de compra es bastante discutible, y esa es la que le venden al anunciante.

Nos dicen: “Tengo esta información por estas razones técnicas”, pero no profundizan en contarnos si el origen del dato es bueno o no lo es tanto.

Y además se cubren las espaldas, con el disclaimer de que no te garantizan que Manuel, al que le voy a mostrar el anuncio, realmente quiera comprar zapatos.

– MANUEL FOS: Al final, ellos se quitan de encima la responsabilidad, porque no lo saben realmente.

– JAVIER ECHALEKU: Entonces, claro dices: “¿Hay una burbuja, o no hay una burbuja?”.

Si partimos de la base de que el dato que me están vendiendo no es del todo bueno.

Ellos mismos lo reconocen y, no paran de sacarme el dinero…

Luego me llama el comercial de turno de Facebook, te contacta directamente a ti como anunciante, aunque ya trabajes con una agencia.

A mis clientes de la agencia les llama Facebook directamente, y les dicen: “Ya sé que estás con una agencia, pero quieres que te ponga un manager de Facebook para indicarte cuál es la mejor manera para poner tus anuncios”, y a mis clientes les digo que sí, que se lo expliquen, o a veces los atendemos nosotros, pasándonos por el cliente, y su única intención es que pongan más dinero.

Realmente no están entendiendo ni mi negocio, me están tratando de vender unas audiencias que estoy seguro de que no están teniendo y, me están contando unos soportes publicitarios para los cuales tengo que generar un contenido que, en caso de no generarlo bien, tu soporte publicitario no va a funcionar.

Por ejemplo, las campañas de máximo rendimiento de Google conceptualmente tienen mucho sentido, porque Google va a simplificar la forma de mostrar anuncios en toda su red, pero tú tienes que darle unos recursos gráficos, de texto o de video que, si no se los das bien para el objetivo de la campaña, y te equivocas en el mensaje, en la imagen, o en el video, en definitiva en el enfoque, esa campaña no va a funcionar bien nunca en la vida por mucho que te Google te esté diciendo que es de máximo rendimiento porque aprovecha más las cookies, porque llega mejor al posible comprador, o porque utiliza todos los soportes de manera inteligente.

Pero hay un salto enorme entre a quién le estás mostrando, y los anuncios que estás construyendo dinámicamente con los materiales que te he dado.

Fíjate la cantidad de probabilidades que hay de que todo el sistema falle, aunque ellos te dicen: “No, no es de máximo rendimiento”.

Máximo rendimiento para ti, que vas a ganar más dinero.

Esto es como Hacienda cuando te dice: “Su declaración le ha salido positiva”.

Positiva para vosotros, qué me toca devolver.

– MANUEL FOS: También se afirma que Facebook sabe cuándo alguien va a comprar el producto que desea.

Seguro que lo sabe, pero al final no es que el anuncio haya funcionado, sino que esa persona estaba en el lugar indicado y en el momento adecuado. ¿Los segmentos de interés, por ejemplo, en Facebook necesariamente los intereses de compra?

– JAVIER ECHALEKU: Ellos dicen que sí, y yo estoy convencido de que no. ¿Qué es un interés de compra? Si jugamos con el lenguaje…

¿Tienes interés de compra en zapatos, porque he recogido una cookie cuando has navegado por páginas de zapatos?

¿En realidad tu intención era comparte zapatos en esa tienda de zapatos?
¿Estabas viendo páginas que tienen en su data contenido de zapatos, pero que no son páginas de compra?

Precisamente, ahora estamos trabajando en un proyecto de parking para motos, y cuando miras los segmentos de gente interesada en motos, das por hecho que esa gente tiene una moto.

¡Error!, no tienen por qué tener una moto todos aquellos que tienen interés en temáticas de motos.

Si yo le estoy enseñando mi anuncio de parking de motos, a todos los que muestran interés por las motos, y muchos de ellos ni siquiera tienen moto, no me va a funcionar, pero puedo aprovechar esa audiencia y, ahí es donde está mi responsabilidad como anunciante.

En no creerme que esa audiencia es lo que a mí me gustaría que fuese, sino en decir, si tienen interés en motos cabe la posibilidad de que alguno tenga moto, y mi estrategia debe estar dirigida en hacer un anuncio que me consiga a esa gente que tenga interés en las motos, discriminando a los que sí tienen moto para llevármelos a otro sitio para despertarles una necesidad que pueda cubrir con mi solución, haciendo un proceso un poco más largo, utilizando diferentes dimensiones y diferentes momentos, con distintas páginas de activación en diferentes acciones de adquisición, hasta dejarlo en el sitio adecuado para que si llega hasta ahí, las posibilidades de compra se incrementen sustancialmente, porque si lo llevamos al punto donde queremos llevarlo, o está muy aburrido en su vida, o es que todo le ha ido llevando al punto de compra.

El verdadero problema es creernos a pies juntillas, que la audiencia que tiene Facebook, Google o cualquier red social, realmente tiene interés en la compra.

Que alguien tenga interés en algo, dista mucho de que lo quiera comprar.

– MANUEL FOS: ¿Qué le dirías a esos profesionales que afirman que, si en cualquiera de estas plataformas meten un euro, van a sacar doce?

– JAVIER ECHALEKU: Pues que dejen de soñar y de inventarse las cosas.

Al principio, yo también cometía ese error de que si con cien euros, he conseguido quinientos, ¡Qué guay!, ¡Voy a escalarlo!

Y si pongo doscientos, conseguiré mil.

No va a funcionar así, porque hay innumerables factores para que no se cumpla esa relación de que el aumento de inversión equivale a un aumento de retorno.

Nunca puedes saber que va a pasar con el dinero que inviertes.

Tienes que controlar minuto a minuto lo que vas haciendo, para ir tomando decisiones con toda la información de la que dispones en cada momento, y estar totalmente pendiente.

Es similar a la bolsa. Suelo ver muchos vídeos de análisis de bolsa, y es muy curioso como intentan predecir el valor de una acción, -independientemente de que sean activos de bolsa o criptomoneda – a través de gráficas, y fundados en mucha ciencia, para algo que se comporta de forma aleatoria en función de cosas que suceden de repente, y que no estaban previstas, por ponerte un ejemplo, que a Putin se le cruce un cable, lance una bomba y se desplome todo.

La inversión publicitaria tiene una parte de incertidumbre, similar a la bolsa, y nunca podemos afirmar que lo que he hecho hasta ahora, me va a garantizar un resultado en el futuro.

Solo tenemos que recordar la famosa frase: “Rentabilidades pasadas, no garantizan responsabilidades futuras”, que perfectamente es aplicable a la inversión publicitaria.

Si hoy con cien euros, estás consiguiendo quinientos en ventas, no quiere decir que mañana los vayas a conseguir, y ni siquiera que si aumentas o reduces la inversión, mañana los ingresos aumentarán o se reducirán al mismo ritmo.

Esto es un trabajo del día a día, y realmente muy estresante.

– MANUEL FOS: Muchísimas gracias, Javier! Por compartir tu tiempo. Se me ha hecho cortísima esta media hora.

A la audiencia recomiendo encarecidamente tu libro, porque como dices es como tomar la pastilla roja de matrix.

Deseo que, a la audiencia le haya gustado nuestra conversación, porque nos has dejado píldoras muy buenas, y que seguro les son de utilidad.

– JAVIER ECHALEKU: Espero que después de esto, nadie decida dejar todo esto y, montar un quiosco de pipas.

Hay muchas oportunidades y mucho por hacer, aunque soy consciente de que es difícil.

El libro está en lagranburbuja.com.

Lo digo por si a alguien le apetece echarle un vistazo.

Muchas gracias a ti también, Manuel.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× 2 = 8