¿Por qué la publicidad digital sigue siendo tan invasiva?

¿Por qué la publicidad digital sigue siendo tan invasiva?

En esta ocasión, charlamos con Iván Fanego, un economista que viró hacia el marketing y la publicidad, Fundador de AppCritic, para que nos ayude a entender que la publicidad invasiva, no tiene razón de ser en la era de Internet.

Basado en el contenido adicional del libro https://www.LaGranBurbuja.com, a través de conversaciones que su autor mantiene con expertos en temáticas afines, en mayor o menor medida con el ecosistema del marketing online.

JAVIER ECHALEKU: Nos espera un invitado muy particular, alguien que conozco desde hace mucho tiempo, pero que desde hace muy poquito he tenido un trato más cercano a través de una serie de circunstancias de la vida.

Además, ha sido alumno de Sales Funnel Canvas y que como no podía ser de otra manera como gran parte de nuestros colaboradores, también ha escrito un libro.

Ya sabéis que no me gusta hacer demasiadas presentaciones, sino que me gusta que las personas, los colaboradores, las colaboradoras se vayan descubriendo a sí mismos, os presento a mi gran amigo Iván Fanego.

Lo primero, enseñar tu libro, porque vamos a hablar de esto, A nadie le interesan tus anuncios: Un manifiesto contra la publicidad de interrupción.

Con el mundo online con los algoritmos, con inteligencia artificial, con las segmentaciones, se supone que íbamos a ser capaces de mostrarle los anuncios sólo a quien podrían interesarles, en el formato en el que mejor les iba a encajar, con contenido menos invasivo, y realmente esto no está pasando.

La gran burbuja del siglo XXI

Tenemos más interrupción todavía que con el mundo de los anuncios en la televisión, que ya daba bastante “por saco”, y tenemos un formato o un mundo publicitario que nos invade allá donde vamos y cada vez más en nuestros móviles, ¿por qué piensas que pasa esto? 

IVÁN FANEGO: Pues es una buena pregunta, que las páginas del libro intentan responder, y que en el fondo tampoco lo consigue.

Es verdad que, en los primeros años de la digitalización un poco más masiva, a principios de los 2000 se auguró el final de la publicidad, y eso nunca pasó.

Desde el famosísimo, ya trillado, pasado y enterrado manifiesto Cluetrain, que es del 98, o del libro Permission marketing, de Seth Godin, del 99, o 2000, por ahí, ya auguraban este fin de la publicidad, por motivos muy sencillos.

Ni siquiera se habla de inteligencia artificial, – que, por aquel entonces, todavía no estaba tan en boga como hoy -, se referían a cosas más sencillas como: ¿tú vas a ser capaz de evitar la publicidad, ¿vas a ser capaz de elegir?, ¿va a llegar el final de la publicidad?, o ¿la publicidad se va a convertir, – como decías hace un segundo-, en información poco relevante

Cuando empecé a trabajar en 2010 en Territorio Creativo, – que ahora se llama de otra forma-, que era una agencia digital, enfocada en construir experiencias relevantes que fueran alternativas a la publicidad en aquel momento, estábamos muy con este rollo casi mesiático por decirlo de una forma, de destruir o de crear alternativas frente a esta publicidad de interrupción y ese idealismo se ha ido perdiendo porque al final llevamos veintitantos años con la misma historia, y no ha ocurrido.

De hecho, el libro lo empecé a escribir en parte por eso.

Empecé a trabajar en aquella época, – era por 2017-, en una empresa grande, en un banco grande y me encontré que era más o menos lo que habíamos estado criticando, y que apenas habíamos conseguido avanzar mucho sobre construir alternativas reales, y que el dinero se dejara de invertir en su mayor parte en interrumpir a los usuarios, para que vean cosas que no quieren ver.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 ÷ 4 =